El Norte de Castilla

Llevaba dos años como presidenta de Palencia Abierta y hace dos meses fue reelegida en el cargo. La propietaria de Lencería Fidel Castro lidera una agrupación que nació en junio de 2006 con 170 establecimientos asociados con el objetivo de ofrecer una imagen de calidad del comercio y de conseguir que los palentinos no salieran fuera a hacer sus compras. En la actualidad, con 193 comercios adheridos, posee el Premio Nacional de Centros Comerciales Abiertos, un galardón otorgado en 2011 por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Sin embargo, entre las buenas noticias, también pesa la mala marcha de muchos negocios del sector, donde precisamente ha caído el número de autónomos (20 menos en el primer semestre del año).

–Los autónomos han crecido en casi todos los sectores menos en el comercio. ¿Cuál es la causa?

–Yo creo que el problema no es que no se abren nuevos comercios, sino que se cierran. Esto es por la situación que tenemos. El comercio ahora mismo está manteniendo mucho empleo de autónomos y si se cierran los comercios, pues cae el número de autónomos en nuestro sector. La Unión Europea considera el pequeño comercio como un sector emergente, y en España no lo tratamos así. Las instituciones apoyan más al gran comercio en vez de al pequeño. A mí me parece que estamos yendo un poco al revés en ese sentido.

–A menudo se queja usted de la falta de apoyo de las administraciones, ¿en qué lo concreta?

–Bueno, nos faltan muchas cosas. Tiene que haber primero una igualdad en la legislación. No pueden tratar igual a las grandes superficies que a los pequeños comercios, las multas son parecidas y no tendría que ser así. No estamos jugando con la misma baraja. El gran comercio tiene una serie de facilidades que no tiene el pequeño comercio, por ejemplo a la hora de elegir ubicación. Cada vez que una gran superficie tiene la intención de localizarse en esta comunidad, se le abren las puertas y hasta carreteras. Cuando es un pequeño comerciante el que abre, eso no ocurre. Yse están cerrando comercios de una manera escandalosa, muchos autónomos del sector han perdido su empleo y nadie se ha movilizado. Las instituciones no se alarman, creo que deberíamos unirnos todos para hacer presión.

–¿Se va a hacer algo desde Palencia Abierta para paliar la falta de ayudas?

–Lo que vamos a hacer nosotros es no parar, dinamizar el comercio es nuestro trabajo. Para intentar conseguir alguna ayuda, creo que tienen que vernos activos. No necesitamos ayudas institucionales, subvenciones directas. Lo que sí necesitamos son muestras de apoyo y que ese apoyo llegue. Estamos nadando constantemente contracorriente, pero Palencia Abierta va a seguir en activo y preparando muchas cosas. Seguiremos haciendo campañas para que se compre en el comercio palentino. En octubre empezaremos una actividad que va a durar bastante tiempo, de dinamización de todo el centro de la ciudad. En diciembre vamos a empezar con nuestras campañas de Navidad, que funcionan muy bien y el público las está esperando. Y ya se verá si podemos hacer alguna cosa más.

–El Ayuntamiento de Palencia sí ha anunciado futuras colaboraciones…

–En principio, hay buenas intenciones. Estamos negociando las condiciones de alguna campaña y veremos si las cosas salen bien. De momento, la sensación es buena.

–¿Qué supone el comercio para una ciudad como Palencia?

–Pues supone más del 70% del empleo. Es una cifra muy grande y que debemos tener en cuenta. Yo creo que este es un dato muy importante y que sobran todas las demás explicaciones. Muchas familias viven del comercio en esta ciudad.

–¿Qué podrían hacer los mismos comerciantes para dinamizar sus establecimientos?

–La imaginación al poder, por supuesto, y en estos tiempos más. Yo lo que recomiendo es que se unan a otros comerciantes, porque así se nos tiene más en cuenta y se pueden hacer cosas que solos sería complicado. Cada uno que busque su interés, pero lo de la unión es algo importante. Además, hay que controlar los costes al máximo y seguir subsistiendo.

–Numerosos vecinos de Palencia se van a comprar a grandes superficies de otras ciudades. ¿Cómo se podría evitar ese éxodo?

–Yo creo que sería muy optimista decir que se está frenando, pero de verdad creo que se ha reducido y que los palentinos somos más conscientes de que tenemos de todo en nuestra capital. No nos hace falta salir para consumir y nuestros comerciantes son lo suficientemente atractivos y competitivos para ofrecernos diversos productos sin necesidad de trasladarlos. Hay que hacer hincapié en la conciencia ciudadana. Todos vivimos de lo mismo, los funcionarios viven en Palencia porque hay población que vive en esta ciudad, y más del 70% del empleo es el comercio. La importancia de este sector en Palencia es más que representativa. La conciencia general es lo que hay que seguir trabajando. Pero por supuesto sin perder la competitividad.

–Porque Palencia sí puede competir con el resto de ciudades…

–Perfectamente, tenemos una gama amplísima de productos, de todo tipo de precios, de todo. Pero ahora ya hay de todo en todas las ciudades, las diferencias entre el comercio de una ciudad y otra ya no son tan grandes. Lo que diferencia a las ciudades es precisamente el pequeño comercio. Porque si nos fijamos en las franquicias, las hay exactas en todas las ciudades, da igual Palencia que Madrid o Sevilla. Tenemos que poner en valor el pequeño comercio, porque verdaderamente implica una seña de identidad de cada lugar. Si queremos ser especiales, Palencia y cada ciudad debería cuidar su comercio.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies